tailandés

El gato tailandés es una raza de gato natural, lo que significa que se desarrolló sin necesidad de intervención humana. Estos felinos son conocidos por ser sociables, comunicativos y amigables.

Los gatos tailandeses también se llaman Wichienmaat o gatos siameses de estilo antiguo. Puede encontrarlos en refugios y rescates, ¡así que recuerde adoptar siempre! ¡No compre si está buscando agregar un tailandés a su hogar!

La raza de gato tailandés proviene de Tailandia, como habrás adivinado por el nombre. Estos felinos son súper sociables y siempre buscarán compañía. Así que este no es el gato para un hogar en el que se quedarán solos durante largos períodos del día. Los gatos tailandeses también tienen un lado afectuoso fuerte y les encantará acurrucarse en el sofá con los humanos en sus vidas.

¡Vea todas las características de la raza de gato tailandés a continuación!

Fotos de Thai Cat Breed

Imágenes, características y hechos de la raza de gato tailandés

Fotos de Thai Cat Breed

Estadísticas vitales:

Vida útil: 12 a 16 años Longitud: Medio Peso: 8 a 15 libras Origen: Tailandia

Más sobre esta raza

Historia

La raza de gato tailandesa proviene de Tailandia, donde estos gatitos son conocidos por el nombre de Wichienmaat, que se traduce como «diamante lunar». En el siglo XIX, la raza fue traída a Gran Bretaña para ser entregada a los familia real como regalo, una medida que ayudó a difundir noticias sobre estos felinos en todo el mundo.

El Thai recibió oficialmente el estatus de nueva raza avanzada por la Asociación Internacional de Gatos (TICA) en 2009.

En estos días, puedes encontrar tailandeses en refugios o al cuidado de grupos de rescate. ¡Así que asegúrate de considerar la adopción si decides que esta es la raza para ti!

Talla

El tailandés es un gato de tamaño mediano. Como siempre es el caso, los estándares de tamaño exactos pueden variar.

La mayoría de los tailandeses pesan entre ocho y 15 libras. Sin embargo, muchos gatos pueden ser más grandes o más pequeños que el promedio.

Personalidad

En primer lugar, el tailandés es un felino muy centrado en las personas. Estos gatos a menudo seguirán a los humanos de un hogar de una habitación a otra mientras buscan compañía.

El tailandés también es una raza de gatos muy vocal, y muchos dueños insisten en que sus gatos tailandeses les hablen para hacerles saber cómo se sienten. También son criaturas inquisitivas y curiosas a las que les encanta explorar el mundo que los rodea, por lo que vivir en una casa con muchos muebles seguros para escalar sería una ventaja.

Solo tenga en cuenta que, debido a la naturaleza muy sociable de los tailandeses, son gatos que definitivamente necesitan lo que podría parecer una atención constante. Si tiene un hogar con niños pequeños, eso es genial, ya que el tailandés se convertirá felizmente en un nuevo mejor amigo y compañero de juego para sus hijos.

Salud

Los tailandeses generalmente se consideran gatos sanos, aunque siempre es importante programar visitas de bienestar regulares con el veterinario de su gato.

No hay ningún problema de salud específico de la raza asociado con el tailandés, pero siempre esté atento a las señales de que su gato podría estar angustiado o con dolor.

Cuidado

Al igual que con todos los gatos, es importante mantener los controles veterinarios regulares de su tailandés para detectar cualquier problema de salud temprano. Su veterinario puede ayudarlo a desarrollar una rutina de cuidado que mantendrá a su gato saludable.

Más allá de programar visitas anuales de bienestar con su veterinario, asegúrese de recoger un rascador para el entorno de vida de su gato tailandés. Esto puede ayudar a promover un rascado saludable y mantener las uñas del gato en buenas condiciones.

Las orejas del gato tailandés deben examinarse con regularidad para detectar signos de acumulación de suciedad o una posible infección. Hable con su veterinario sobre cómo comenzar un régimen de cepillado de dientes regular que se adapte a su tailandés. Su veterinario puede aconsejarle sobre marcas y técnicas específicas.

Finalmente, los tailandeses definitivamente apreciarán un árbol de gatos resistente para jugar e interactuar. Esto ayudará a mantener al gatito estimulado y satisfecho y puede evitar que surjan problemas de comportamiento.

Color del abrigo y aseo

El gato tailandés se puede encontrar en cualquier color de punto, incluyendo tortie point, torbie point y tabby point.

Cuando se trata de acicalarse, el gato tailandés de pelo corto requiere poco mantenimiento y será bueno con sesiones de cepillado semanales. Esto ayudará a evitar la posibilidad de que se formen tapetes. Sin embargo, pídale consejos a su veterinario si descubre que a su tailandés no le gusta quedarse quieto y ser cepillado al principio.

En términos de clima, la mayoría de los tailandeses son felinos bastante adaptables, pero tienden a preferir lugares más cálidos en lugar de fríos para vivir. Solo recuerde asegurarse siempre de que haya suficiente sombra y agua fresca disponible durante los meses más calurosos.

Niños y otras mascotas

El tailandés es una combinación maravillosa para familias con niños pequeños. Solo asegúrese de que se lleve a cabo una socialización temprana y de que los límites se establezcan adecuadamente en ambos lados. Supervise todas las interacciones entre niños y gatos, especialmente desde el principio.

Cuando se trata de otras mascotas domésticas, al tailandés extrovertido generalmente le va bien con la mayoría de los demás animales domésticos, incluidos los perros. Pero asegúrese siempre de supervisar las interacciones tempranas entre el nuevo gato y las mascotas existentes. A veces, estas relaciones dependen en gran medida de la personalidad de cada mascota.

En última instancia, la socialización temprana realmente vale la pena con esta raza. ¡Asegúrate de recompensar a tu tailandés por su buen comportamiento cuando lo lleves a casa con tu familia!