Las fresas son ricas en una variedad de nutrientes, desde vitamina C y potasio hasta ácido fólico y manganeso.

También contienen una gran cantidad de antioxidantes, por lo que pueden prevenir el envejecimiento. Aparentemente son saludables para los humanos.

el gato puede comer Fresas siempre y cuando solo les des una pequeña cantidad.

Los gatos son carnívoros obligados, por lo que la mayor parte de su dieta debe consistir en proteínas y grasas, no en los carbohidratos de las frutas.

¿Los gatos pueden comer fresas?

Los gatos tienen necesidades nutricionales especiales en comparación con otras mascotas.

Incluso antes de convertirse en animales domésticos, rara vez comen otra cosa que no sean presas, como pequeños pájaros y roedores.

Según la ASPCA, las fresas no son tóxicas para los gatos.

Pero ¿qué significa esto? ¿Significa esto que debes darle a tu mascota una fresa al día como premio? La respuesta a esta pregunta es no.

Los gatos solo pueden comer fresas de vez en cuando.

Si su gato parece fanático, una pequeña porción de fresas a la semana podría ser segura, pero eso es todo.

¿A los gatos les gustan las fresas?

Los dueños de mascotas saben que los gatos pueden variar de un animal a otro en cuanto a personalidad y preferencias alimenticias.

Mientras que algunos gatos pueden estar interesados ​​en mordisquear la fruta, especialmente si la comes, otros pueden no estar interesados ​​en ella en absoluto.

Si el gato no quiere fresas, no intentes alimentarlo a la fuerza. Esto puede ser estresante y completamente innecesario.

Los gatos tienen papilas gustativas diferentes a las de los humanos.

Su paleta no es tan extensa como la nuestra. Por esta razón, sigue siendo un misterio si los gatos pueden saborear el sabor agrio de las fresas.

Sin embargo, los científicos han descubierto que los gatos no pueden saborear las cosas dulces.

Eso significa que probablemente solo estén mordisqueando una fruta por pura curiosidad y probando su textura en lugar de porque les guste el sabor.

¿Qué tan seguras son las fresas para los gatos?

Si bien las fresas se consideran en gran medida no tóxicas para las mascotas y los gatos, las cosas son un poco más complicadas que eso.

Grandes cantidades de fresas pueden ser peligrosas para los gatos, ya que sus dietas deben contener la menor cantidad posible de carbohidratos y azúcares.

No es raro que los gatos no reciban los nutrientes que necesitan para desarrollar enfermedades metabólicas como la diabetes felina.

Algunos incluso pueden ser dependientes de la insulina, por lo que si esto le sucede a su mascota, deberá administrarle inyecciones todos los días o dos.

Las altas cantidades de azúcar también pueden hacer que los gatos sean más propensos a enfermedades como la obesidad y problemas de salud dental.

Estos últimos pueden ser muy peligrosos porque a menudo conducen a complicaciones cardiovasculares.

No hace falta decir que, incluso con el manejo adecuado, las enfermedades cardíacas pueden ser particularmente peligrosas, especialmente en los gatos mayores.

Fresas y pesticidas

El Environmental Working Group es una asociación que crea una lista de verduras y frutas que se incluyen en la llamada lista de la «docena sucia» cada año.

Dirty Dozen es una colección de alimentos con mayor probabilidad de contener pesticidas.

Algunas de estas sustancias pueden tener cambios dramáticos en los niños y, aunque no se han realizado suficientes investigaciones, es seguro asumir que pueden tener el mismo efecto en las mascotas.

Desafortunadamente, las fresas están en esta lista.

A diferencia de otras frutas y verduras cuyas cáscaras se pueden quitar (y, por lo tanto, se pueden quitar algunos pesticidas), las fresas no.

Esto quiere decir que cuando le das a tu gato un trozo de esta fruta, también está ingiriendo sustancias potencialmente peligrosas.

Para dar algunos ejemplos de productos químicos peligrosos que pueden estar presentes en las fresas no orgánicas, puede encontrar algunos carcinógenos a continuación:

  • Catán
  • Diclorvos (DDVP)
  • Cábala
  • isopropanodiona
  • Hextiazol

Entonces, ¿cuáles son los mejores tipos de fresas que puedes darle a tu gato?

Nuestro consejo para ti es que si tienes que comprar comida ecológica en el supermercado, lo hagas.

Si puede cultivar sus propias fresas en el jardín y solo usa pesticidas naturales como el aceite de neem, es mucho más seguro para usted y su gato.

¿Los gatos pueden comer mermelada de fresa?

No, las conservas de fresa generalmente no son seguras para los gatos (ni para otras mascotas) debido a la gran cantidad de azúcar que contienen.

Por si fuera poco, algunos fabricantes elaboran mermeladas de fresa bajas en calorías, una de las cuales es el xilitol, un edulcorante artificial muy peligroso para las mascotas.

Aunque no se han realizado suficientes investigaciones sobre su toxicidad en los gatos, el xilitol puede causar enfermedades hepáticas y niveles extremadamente bajos de azúcar en la sangre en los perros.

Si no quieres poner en riesgo la salud o incluso la vida de tu gato, debes evitar darle de comer mermelada de fresa.

¿Son las plantas de fresa peligrosas para los gatos?

Todos sabemos que los gatos a veces roen la vegetación, algunas de las cuales pueden causar una intoxicación grave en las mascotas.

Afortunadamente, las plantas de fresa no son tóxicas para los gatos. Sin embargo, rociar con pesticidas o herbicidas puede representar un riesgo significativo para la salud de su mascota.

¿Los gatos pueden comer helado de fresa?

La respuesta a esta pregunta también es no, y por varias razones.

Primero, la gran mayoría de los gatos adultos son intolerantes a la lactosa, especialmente a la leche.

Los sucedáneos de la leche para gatos no tienen ningún efecto adverso, pero como los helados se suelen hacer con leche de vaca, tu mascota puede sufrir una indigestión si toma este alimento.

Además, el helado puede tener azúcar añadida o edulcorantes artificiales, lo que puede ser peligroso para los gatos.

Si a su gato le gusta probar el helado, especialmente durante los calurosos meses de verano, le recomendamos que pruebe el helado hecho para gatos, que es seguro para los gatos.

en conclusión

Si bien las fresas son relativamente seguras para los gatos, no deberían constituir la mayor parte de la dieta de un gato.

Los gatos son carnívoros obligados, por lo que necesitan proteínas y grasas más que carbohidratos.

Además, es posible que los gatos no puedan sintetizar las vitaminas, minerales y antioxidantes presentes en esta fruta porque no están modificados genéticamente para digerir este alimento.

Finalmente, dado que las fresas no orgánicas son una de las frutas con más probabilidades de estar expuestas a los pesticidas, recomendamos comprar una variedad orgánica o cultivar la suya propia, es decir, solo si realmente debe alimentar a su gato con fresas.

La información expuesto en este artículo y todo el sitio web es de tan solo de índole informativo, si necesitas información sensible respecto a tu mascota, te recomendamos que acudas con un profesional.