No, los gatos no comerán a sus gatitos si los tocas.

Comer a sus gatitos por una madre gata es un comportamiento muy raro que puede ocurrir si el gatito nace muerto, deforme o tiene un defecto de nacimiento.

Esto también puede suceder si la gata está estresada.

Este escenario poco probable solo sucederá si acaricias demasiado al gatito o estresas a la madre.

Si manejas a los gatitos brevemente y los mantienes cerca de sus madres, deberías estar bien.

Dado que los gatitos recién nacidos son muy frágiles y estar cerca de ellos puede ser estresante para la madre, es mejor evitar manipular o tocar a los gatitos durante las primeras semanas.

Durante este tiempo, el gatito solo debe ser tocado o acariciado por una buena razón.

Por qué debes tener cuidado al manipular gatitos

Si manipulas al gatito cuando la gata madre no está contenta contigo, hará que se sienta amenazada, irritable y puede hacer que mueva al gatito a un nuevo lugar.

Si ha estado revisando a la mamá y los gatitos y notó que ya no están en el mismo lugar, probablemente se deba a que la mamá los mudó a ambos a un lugar nuevo y seguro.

Además de ser estresante para la mamá, los gatitos jóvenes son más susceptibles a infecciones y enfermedades, por lo que manipularlos los pone en riesgo.

Si bien los gatitos son súper lindos, estos primeros días pueden ser momentos estresantes tanto para la mamá como para el gatito, por lo que es mejor mantener la distancia.

Sé considerado con mamá y solo haz lo que a ella le gusta.

A medida que el gatito crece un poco y la nueva madre encuentra sus pies, es posible que prefiera tenerte cerca.

Cómo recoger a un gatito de forma segura

Es mejor dejar a los gatitos solos mientras sus ojos aún están cerrados.

Durante este tiempo, es importante tratarlos solo cuando haya una razón urgente.

Por lo general, las madres gatas tolerarán que sostenga a sus gatitos recién nacidos brevemente para un control rápido de salud (pesarlos, verificar si sangra placenta/membranas en la boca, etc.) y verificar el sexo del gatito.

Estos son controles básicos que solo toman poco tiempo.

Si está recogiendo un gatito para estos controles, asegúrese de:

  1. Lávese bien las manos antes de recoger a los gatitos.
  2. Levante a los gatitos con ambas manos y sostenga completamente su peso.
  3. sostén al gatito en el pecho
  4. No quites a los gatitos de la vista de mamá gata

Algunas mamás son muy protectoras y no te dejarán acercarte a un gatito recién nacido sin sentirse estresada y a la defensiva.

En este caso, si puede ver que los gatitos están bien (respirando, moviéndose, amamantando, etc.), no los moleste.

Razones para tratar con gatitos recién nacidos

Si bien es mejor evitar tocar a los gatitos recién nacidos, es posible que debas examinarlos y tocarlos por varias razones.

Por ejemplo:

  1. Si la madre tiene problemas para dar a luz, tendrás que llevarla (y a su gatito) al veterinario.
  2. Si los gatitos no se mueven, respiran o su vida corre peligro
  3. Si el gatito nació en un saco
  4. Si el gatito no amamanta en las primeras 2 horas después del nacimiento
  5. Si el gatito está temblando de resfriado
  6. Si el gatito no es cuidado por su madre

Con suerte, los gatitos no necesitan ser tocados, pero vigila a la madre y a los gatitos por si acaso.

Manténgase cerca para poder vigilar al gato, pero no se moleste si su ayuda no es necesaria.

Cuándo dejar solo a un gatito

Es común que las personas quieran acariciar a los gatitos, pero a menos que necesiten tu ayuda, es mejor no tocarlos ni acariciarlos durante las primeras semanas.

Si el gatito está amamantando, en un lugar seguro y la madre está atenta, entonces debes dejarlo solo.

Una vez que los gatitos sean un poco mayores y tengan los ojos y los oídos abiertos, puedes comenzar simplemente a acariciarlos para ayudarlos a socializar y familiarizarse con las personas.

¿Cuándo es seguro manejar gatitos?

Después de que los gatitos abran los ojos, puedes comenzar a acariciarlos si su madre lo permite.

Antes de tocar al gatito, deja que mamá huela tus manos y acarícialo suavemente para que sepa que no eres una amenaza.

Si la madre gata agradece las caricias, puedes recoger con cuidado a uno de los gatitos.

Si tu madre está estresada por tu presencia o su comportamiento ha cambiado mientras estabas allí, es mejor tomar las cosas con calma para que sepa que no eres una amenaza.

Los diferentes gatos reaccionan a esta situación de manera diferente, así que siempre presta atención al comportamiento de tu gato y trátalo con respeto.

Recuerda que las gatas tienen un fuerte instinto maternal, y si la madre se siente amenazada, puede atacarte y alejarte de sus gatitos.

Si todo va bien y mamá te permite cuidar al gatito, asegúrate de que el gatito que estás cargando se mantenga caliente.

Debido a su pequeño tamaño, los gatitos pueden enfriarse rápidamente y desarrollar hipotermia.

La mayor parte de la energía de un gatito se usa para mantenerse caliente. Tenga esto en cuenta cada vez que recoja un gatito.

Sosténgalos por un tiempo antes de volver a ponerlos en un lugar seguro y cálido con mamá y otros compañeros de camada.

Mantenga siempre a los gatitos cerca de mamá y asegúrese de que mamá pueda verlos para evitar estrés innecesario.

Los gatitos recién nacidos son frágiles y sus sistemas inmunológicos aún no están bien desarrollados, así que manéjelos siempre con manos suaves y limpias.

El manejo brusco puede dañar sus huesos u órganos vitales, así que ten mucho cuidado.

Por qué es importante manejar gatitos mayores

El manejo y la socialización no son importantes hasta que los ojos y los oídos del gatito se abren alrededor de las 2 semanas de edad.

En este punto, los gatitos deben ser levantados suavemente por diferentes personas para ayudarlos a socializar y adaptarse a quienes los rodean.

Esta simple socialización puede ayudarlos a convertirse en gatos amigables y bien adaptados.

Reglas al tratar con gatitos

  1. siempre amable
  2. Siempre apoya plenamente al gatito.
  3. cerca de mamá
  4. Asegúrate de que el gatito esté caliente.
  5. No permita que los niños más pequeños acaricien a los gatitos, solo permita que los niños mayores los acaricien bajo supervisión.

¿Se comerá una madre gata a sus gatitos?

A veces, las madres gatas se comen a sus gatitos, pero esto es muy raro.

Mamá no comerá a sus gatitos por acariciarlos a menos que los acaricies demasiado o que la madre gata te vea como una amenaza.

Si el gatito nace muerto, deforme o tiene un defecto de nacimiento, generalmente sucede que una madre gata se come a sus gatitos.

Esto también puede suceder si la gata está estresada.

Razones por las que una gata madre puede comerse a sus gatitos

Si bien es poco probable que una gata se coma a sus gatitos porque los has tocado, hay algunas otras razones:

  1. si el gatito esta enfermo

Por motivos de higiene, las madres pueden comer gatitos que estén enfermos, que nazcan con defectos de nacimiento o que nazcan muertos.

También pueden ser rechazados o ignorados debido a problemas de salud.

Una gata madre puede incluso sacar a un gatito enfermo de la arena y dejarlo en otro lugar.

Si la madre rechaza al gatito, este es un buen momento para intervenir, haciendo que el veterinario examine al gatito y lo cuide solo.

  1. Si la gata está estresada o se siente amenazada

Si una madre gata está estresada o ansiosa, es posible que se coma a sus gatitos.

El estrés puede ser causado por ruidos fuertes, demasiada gente alrededor y la posible exposición a depredadores.

Si la madre se siente amenazada (lo que puede deberse a otras mascotas, animales o personas cercanas), es posible que se coma a sus gatitos.

Para evitar que esto suceda, asegúrese de que el gato tenga un lugar seguro, seguro y tranquilo.

  1. Si la gata está desnutrida

Una madre gata desnutrida puede comer uno o dos gatitos para ayudarla a obtener los nutrientes y la energía que necesita.

Este comportamiento es instintivo y se puede prevenir asegurándose de que la madre reciba una dieta adecuada para una gata gestante o lactante.

  1. Si la gata tiene mastitis felina

Si las glándulas mamarias de la madre se infectan, significa que alimentar a los gatitos puede ser muy doloroso.

También es peligroso para los gatitos, ya que la infección se les puede transmitir durante la lactancia.

Si descubres que la mamá tiene mastitis, lo mejor es separarla del gatito y consultar a un veterinario para que se pueda tratar la afección.

  1. Si la madre gata no conoce al gatito

En algunos casos, es posible que una madre gata no reconozca a sus gatitos.

Esto puede suceder si da a luz por cesárea porque las hormonas relacionadas con el parto no se liberan naturalmente, lo que puede confundir a la madre.

Si los humanos sostienen y mueven a los gatitos constantemente, puede hacer que la madre se estrese, se sienta amenazada o que no reconozca a sus gatitos.

Por eso es importante tener cuidado al manipular a los gatitos y siempre hacerlo brevemente bajo la atenta mirada de la madre.

Cómo saber si una madre acepta un gatito

Si tienes que lidiar con un gatito debido a una emergencia y ahora te preocupa que mamá lo rechace, simplemente vuelve a poner al gatito con mamá y vigílalo.

Lo mejor es colocar a los gatitos cerca de sus madres y pueden comenzar a amamantar fácilmente.

Si la madre lame al gatito y muestra un comportamiento maternal mientras el gatito está amamantando, se acepta al gatito.

generalizar

Sabemos lo tentador que puede ser inspeccionar a tu gata y su nueva camada de hermosos gatitos, pero es mejor mantenerlos callados.

Está bien sostener brevemente a los gatitos recién nacidos para verificar su salud y sexo, pero si la nueva madre es atenta y maternal, entonces debes dejar que lo haga.

Observa a la nueva familia desde la distancia y observa cómo se comporta tu madre contigo.

Una gata no se comerá a sus gatitos porque ya los hayas manipulado, pero la situación le resultará estresante, así que ten cuidado si tienes que manipular gatitos.

La información expuesto en este artículo y todo el sitio web es de tan solo de índole informativo, si necesitas información sensible respecto a tu mascota, te recomendamos que acudas con un profesional.