¿Pueden los gatos comer miel?

¿Pueden los gatos comer miel?

Aquí hay una pregunta rápida para comenzar. ¿Pueden los gatos comer miel y vivir una vida libre de enfermedades? En caso afirmativo, ¿cuáles son los posibles beneficios nutricionales de la miel para gatos?

Ahora, debe sorprenderse al descubrir que su gato es goloso. Tu felino parece estar tan enamorado de la miel como tú. Pero incluso mientras lidias con la conmoción y te adaptas a la nueva realidad que este descubrimiento ha creado para ti, hay una cosa que debes saber: ¿la miel es segura para los gatos?

¿Qué es el autismo?

Pero antes de profundizar en eso, debo señalar que la miel tiene beneficios para la salud de los gatos. Puedes dejar que tu gato pruebe la dulzura. Sin embargo, hay algunas precauciones que debe tomar para asegurarse de que su gato no termine en la sala de emergencias.

https://www.youtube.com/watch?v=LFdLx8X3ab8

¿Deberías darle miel a tu gato?

La miel no es tóxica para los gatos. Pero a pesar de esto, no es recomendado por profesionales de mascotas. Sin embargo, puedes dárselo a tu gato en porciones pequeñas. Además de que los gatos tienen un sistema digestivo delicado y sensible, son pequeños. El tamaño varía según la raza. También tienen gargantas y bocas pequeñas. Todos estos factores significan que la miel podría causarle problemas a tu gato. Seamos honestos, incluso si comes miel, si comes demasiado en un corto período de tiempo, terminarás con dolor de estómago, ¿verdad?

Los gatos también experimentan los mismos síntomas que se magnifican debido a sus pequeños vientres, bocas y gargantas.

Es importante tener en cuenta que todos los gatos son diferentes. Algunos gatos tienen una fuerte aversión a la miel y no se avergüenzan de hacérselo saber a los dueños de los gatos. Si encuentra que su gato evita la miel en el plato, tome la señal y deje de obligarlo a comer miel.

Por otro lado, algunos gatos pueden aceptar la miel. Si su gato entra en esta categoría y no muestra ningún síntoma de mala salud, continúe y aliméntelo, pero en pequeñas cantidades y solo como un regalo.

Afortunadamente, incluso para los gatos amantes de la miel, comen lentamente. Entonces, incluso si su gato logra abrir el frasco de miel (tienen sus propios trucos lindos), no engullirá toda la miel como lo haría un perro.

cura de miel

de¿Cuando se sienten mal, especialmente cuando tienen dolor de garganta o inflamación del sistema respiratorio? Ahora, antes de responder esta pregunta, tenga en cuenta que diagnosticar estos problemas de salud desde la comodidad de su hogar puede ser difícil. Si nota algún cambio en su disposición a comer su comida blanda favorita, debe buscar el consejo profesional de su veterinario.

Dicho esto, cuando noto que mi gato tiene esto, solo agrego una gota de miel de cortesía a su comida para ayudar con el malestar. Mi experiencia pasada me llevó a esta acción. Si es la primera vez que tu gato muestra este comportamiento, insistiría en una visita al veterinario. Además, asegúrese de agregar solo unas gotas de miel. Si es la primera vez que le das miel a tu gato, asegúrate de observarlo durante algunas horas.

¿Miel cruda procesada?

Si bien tu gato puede parecer una criatura independiente, te necesita. Ella solo muestra su amor por ti de diferentes maneras, como seguirte, morderte la nariz o darte un cabezazo. Eres el mejor amigo de tu gato y ella es una adición importante a tu familia. Por lo tanto, solo desea lo mejor para su gato.

Parte de hacer lo mejor para tu gato es decidir qué tipo de miel le darás de comer. Es importante hacerlo bien desde el principio. La investigación realizada por científicos ha demostrado que la miel cruda y sin procesar es mejor para muchos gatos.

Alimentar a los gatos con miel cruda suena inseguro. Pero aquí está la cosa. Lechosa y espesa, la miel cruda es rica en antioxidantes. Los antioxidantes son la inmunidad natural del cuerpo. Con un poco de miel, el sistema inmunológico de tu gato recibirá un gran impulso.

El procesamiento de la miel expone la miel a temperaturas extremas e introduce sustancias químicas que pueden ser dañinas para los gatos. Los conservantes y los sabores pueden conservar la miel por más tiempo, pero pueden terminar afectando negativamente a tu gato.

¿Cuánta miel pueden comer los gatos?

Algunos expertos recomiendan evitar la miel por completo, mientras que otros insisten en que no existe una toxicidad clara para los gatos y que la miel tiene varios beneficios para la salud, incluidos el zinc, el potasio, el cobre y el hierro. También contiene cierta cantidad de peróxido de hidrógeno, proteínas, antioxidantes y vitamina C.

Sin embargo, a pesar de los riesgos potenciales para la salud de un gato (salud digestiva como se mencionó anteriormente), es seguro alimentar a un gato con aproximadamente ½ cucharadita de miel por día. Esto es perfecto, especialmente cuando se usa con fines médicos. Si crees que es demasiado y no te sientes enfermo (yo no), entonces siempre puedes dejar que tu gato lama el exceso de miel de la cuchara, o incluso agregar un par de gotas a su comida.

Sin embargo, hay muchos alimentos «humanos» que son más fáciles de digerir para los gatos. Debes tratar la miel como un regalo raro.

¿Qué pasa con las alergias?

Para nosotros los humanos, la miel es beneficiosa ya que ayuda en gran medida a fortalecer y calmar el sistema inmunológico, y suprime las reacciones alérgicas y la sensibilidad en otras condiciones. Si su gato tiene alergias, un poco de miel puede ser suficiente y brindarle el alivio que tanto necesita. Al estimular el sistema inmunológico y llenar el cuerpo con poderosos antioxidantes, la miel aumentará la eficiencia del cuerpo de tu gato y tratará las reacciones alérgicas a las que es propenso.

cosas para recordar

La mayoría de los gatos no pueden saborear la dulzura. Dado que la miel es muy dulce, es posible que a algunos gatos no les guste. Su gato puede tener curiosidad acerca de lo que es, pero puede que no le guste en sí. Por lo tanto, no debe esperar que su gato regrese corriendo hacia usted por segunda vez en busca de ayuda. Si tu gato logra comer mucha miel, los dolores de estómago, los vómitos e incluso la diarrea pueden ser los peores efectos. Si tiene el hábito de alimentar a su gato con demasiada miel, su gato corre el riesgo de tener sobrepeso/obesidad y desarrollar diabetes.

Hablando de diabetes, no hace falta decir que no deberías alimentar a tu gato con miel si tiene la enfermedad. Lo mismo ocurre con los gatos con sobrepeso, ya que una cucharada de miel tiene unas 64 calorías, lo que puede hacer que tu gato gane aún más peso.

O gatito, la miel cruda y cruda (dependiendo de cómo se haya procesado) podría contener la bacteria que causa el botulismo. Dado que el sistema inmunológico de un gatito aún no está completamente desarrollado, es importante mantenerlo alejado de la miel; es mejor prevenir que curar.

Recuerda que todos los datos aquí expuestos son solo una recopilación de información de internet, ten cuidado al usarlos. Consulta siempre a un experto antes de tomar una decisión sobre la salud de tus mascotas.

Comentarios

No hay comentarios aún. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *