El microchip de su gato no es un dispositivo de rastreo y, por lo tanto, no puede usarse para rastrear a su gato. Si su gato es llevado a un veterinario o refugio para gatos, se puede escanear su microchip RFID para mostrar a quién pertenece el gato.

Si desea rastrear la ubicación de su gato en tiempo real, considere comprarle un rastreador GPS para gatos.

Esto se adherirá al collar del gato y podrá usar su teléfono inteligente para verificar dónde están (o incluso dónde han estado).

Mantén al día el microchip de tu gato

El microchip en sí no contiene información del propietario de la mascota, contiene un número único de 15 dígitos vinculado a una de las bases de datos del Reino Unido.

Existen varias bases de datos diferentes para los microchips, pero es fácil averiguar a qué base de datos se vincula el microchip de su mascota.

Una vez que su gato tenga un microchip, deberá registrarse e ingresar su información de contacto.

Eso es todo, a menos que sus datos cambien y necesiten ser actualizados, no necesita hacer nada más.

La realidad es que los microchips solo son útiles si actualizas constantemente la información.

Si se muda o cambian sus datos de contacto, es vital actualizar los datos en la base de datos.

Decirle a su veterinario que se ha mudado no actualizará los detalles del microchip.

Si ha perdido a su gato, puede consultar la base de datos de microchips ingresando el número de microchip de su gato y buscando.

Si el microchip está en una de las bases de datos, puede hacer clic en él para obtener más información y asegurarse de que el chip esté vinculado a usted con los detalles más recientes.

¿Cómo funciona un microchip?

Un microchip es un pequeño chip electrónico implantado debajo de la piel entre los omóplatos del gato.

Lleva unos segundos implantar un microchip y, una vez implantado, no se puede quitar.

Una vez que registra sus datos (suele ser un breve registro en línea), el microchip tiene una clave para sus datos de contacto, por lo que si su gato se pierde, el veterinario/centro de rescate puede ponerse en contacto con usted y conseguir que se reúna con su gato.

No tienes que hacer nada con el microchip para mantenerlo, solo mantén tus datos actualizados.

El microchip no requiere tiempo, atención o mantenimiento para funcionar y actúa como una red de seguridad si tu gato se pierde.

Dado que los microchips deben escanearse para proporcionar información, solo son útiles si alguien encuentra a su gato y lo lleva al veterinario o al refugio.

Los microchips son fiables y útiles, pero no se pueden utilizar solos para encontrar gatos perdidos de forma activa.

Es por eso que muchos propietarios también colocan etiquetas de identificación en los collares de sus gatos para que cualquier persona que encuentre a su gato pueda contactarlo directamente para informarle.

¿Mi gato necesita un microchip?

Los microchips son seguros, efectivos y fáciles de implantar.

Los collares o etiquetas pueden desprenderse y perderse fácilmente, pero los microchips no.

Actualmente, no es un requisito legal que los propietarios coloquen un microchip en sus gatos.

La ley ya requiere que los perros tengan un microchip, y parece probable que esto podría extenderse a los gatos en los planes futuros de cuidado de animales.

Ponerle un microchip a tu gato tiene muchos beneficios y es un procedimiento económico.

Además de ayudar a tu gato a llegar a casa cuando se pierde, los microchips tienen otros usos.

Por ejemplo, si tu gato tiene un microchip, puedes instalar una gatera con microchip que solo se abrirá para tu gato y evitará que otros gatos entren en tu casa.

¿El microchip para gatos es un rastreador GPS?

No, Microchip no utiliza GPS ni ninguna tecnología de navegación.

Esto significa que no puedes rastrear la ubicación de un gato perdido usando su microchip.

Los microchips no pueden proporcionar información de seguimiento en tiempo real, por lo que no pueden ayudarlo a buscar a su gato.

Para que los microchips ayuden a un gato perdido, alguien debe escanear el microchip y contactarlo.

Los gatos perdidos deben ser recogidos y llevados a un veterinario/refugio y escaneados.

También significa que su información debe estar actualizada para que el microchip funcione.

Lea también: ¿Puedes sentir el microchip de un gato?

¿Cuál es la diferencia entre un microchip y un rastreador GPS?

Un microchip es un dispositivo RFID muy pequeño, lo que significa que no requiere baterías.

Cada chip tiene un número único que puede ser leído por un escáner colocado en el omóplato del gato.

Luego, el número de identificación se usa para buscar los detalles del propietario en la base de datos.

Los rastreadores GPS están diseñados para caber en el collar de un gato y brindarle datos de ubicación del gato en tiempo real, a los que generalmente se accede a través de una aplicación de teléfono inteligente.

Los rastreadores GPS son más grandes y pesados ​​que los microchips y requieren energía de la batería para funcionar, por lo que deben recargarse regularmente.

Los collares para gatos pueden desprenderse fácilmente, por lo que incluso si su gato tiene una etiqueta de identificación y un rastreador GPS, si su gato se atasca en una rama o cerca, es posible que se salga.

Un microchip no tiene este riesgo porque está implantado y no se puede quitar.

Es por eso que siempre es bueno tener a tu gato con un microchip como respaldo si tu gato está demasiado lejos de casa.

La información expuesto en este artículo y todo el sitio web es de tan solo de índole informativo, si necesitas información sensible respecto a tu mascota, te recomendamos que acudas con un profesional.